Se cierra el XXII Salón del Manga Barcelona con gran éxito

El XXII Salón del Manga de Barcelona ha atraído a 142.000 personas. No solo es un éxito en cuanto a proporción de público asistente sino de continuidad. Son ya 22 años en los que se dan cabida a los fans de la cultura alternativa, no solo manga, también cómics (europeos o americanos), videojuegos, merchandising, música, cultura japonesa, cosplay, concursos… un momento, ¿cultura alternativa?

salon manga

Si algo se ha aprendido este año del salón del manga, es que funciona como catalizador social. En años anteriores, el volumen de personas era menor y era sencillo hacer un perfil social medio de los asistentes. Un perfil conformado tanto por personas, de algún modo u otro, interesadas en los aspectos más agradables de la cultura japonesa como los interesados en videojuegos, un público cuyas aficiones no entraban dentro de la norma. El mundo de hoy no es el de ayer, obvio, y lo que ayer eran tebeos de superhéroes para cuatro frikis, hoy son una gran industria cinematográfica que mueve al año más dinero que muchos países tercermundistas. Lo que ayer fueron los videojuegos, una industria considerada como juguete para niños y/o perturbados mentales (por lo que nos hacían entender los medios) hoy en día celebra torneos y ligas con más expectación que la Super bowl. Para que nos entendamos; lo que ayer era para nerds, hoy es la norma. A todo el mundo le gusta Juego de Tronos, el Señor de los Anillos, la nueva película de Marvel o el videojuego que sea.

EXPANSIÓN NIPONA

El Salón del Manga acoge a un público intergeneracional, tal y como nos demuestra el hecho de que en los últimos años se ha ido aumentando el espacio así como el crecimiento exponencial de la taquilla.  Pasamos de La Farga de L’Hospitalet a Fira Montjuïc. Más metro cuadrados. Y en conjunto, todo esto se ha reflejado en la voluntad de Ficomic por albergar un completo abanico de oferta cultural de carácter marcadamente japonés.  Abordar la tradición japonesa, más allá de sus iconos manga o anime y de la industria del entretenimiento, puede parecer una obviedad, o algo fuera de lugar, pero si tenemos en cuenta el carácter pasional y fervoroso del aficionado a la cultura japonesa, es una jugada lógica. Lo que pudimos ver, no es otra cosa que la de acercar al público una experiencia temática, un pequeño cosmos japonés en un puñado de pabellones, que contaba con salas para tomar té, una cuca exposición de bonsáis, talleres de arte tradicional, espacios de meditación, zonas gastronómicas, así como distintas casetas que ofrecían cursos de japonés o clases de iniciación a artes marciales.

Japan


CALIDAD Y ESPECTÁCULO

La categoría de las apariciones en esta edición del manga ha sido brillante, puesto que han pasado por Montjuïc autores de la talla de Junji Ito (referente del terror), Toshio Maeda (maestro del hentai) así como Hideoni Kusaka (autor de las aventuras Pokémon). No pudo faltar, por supuesto, en este elenco, el creador de Yo-Kai Watch, Akihiro Hino. En el apartado de cosplay todo estuvo a la altura. El buen rollo reinaba por los pabellones, y los cosplayers no perdían la oportunidad de hacerse fotos con excelente predisposición.  En nuestra página de facebook podréis encontrar a todos los que pudimos cazar.

cosplay

Respecto a las bandas que pudimos presenciar el último día de salón, la carismática y entrañable Airii Yami abrió la ristra de conciertos, demostrando por qué es una sensación en Japón.

Nos sorprendió mucho el poderío escénico y la fuerza de las chicas de BAND-MAID, que ejecutaron un impoluto y rocoso setlist de J-Rock demoledor. Esas chicas son máquinas de patear traseros.

Airii Yami

Para que el resto del respetable pudiera derretirse en condiciones, el Salón organizó un desfile de cosplay infantil que arrancó muchas sonrisas. Era hermoso ver cómo los niños lucían con orgullo los disfraces hechos por la madre o la abuela de turno.

En esencia, y a pesar de sus manidos problemas de organización, especialmente en los días de máxima concentración de asistentes, el salón del manga ofreció una gran edición para toda clase de perfiles.Y es que este lugar es una perfecta síntesis de todo lo que podemos encontrar en las nuevas y viejas generaciones. Unos realmente vienen a buscar manga, a descubrir las últimas novedades y Ficomic está haciendo los deberes con ello, siendo varias de sus publicaciones, exclusivas para este salón del manga. Otros, tal vez no hayan visto un anime en su vida, pero saben que van a compartir afición con muchos cosplayers de League of Legends. Niños vienen acompañados de sus padres porque hay medio pabellón solo de Yokai Watch, la nueva sensación entre los críos proveniente de un Japón que cuando quiere arrasar culturalmente, lo hace sin problemas.

cosplayers

Todos, en resumen, han tenido protagonismo. Si el ambiente en el salón del manga ha cambiado, no es porque sus organizadores hayan decidido darle otra perspectiva, sino porque la gente ha cambiado y nuestros gustos están cada vez más diversificados. Pero nadie pierde nada, pues ahí siguen los concursos de Karaoke, los stands para comprar kimonos y aprender japonés y las bandas de influencia oriental.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando el consentimiento de su uso.
Para más información puede dirigirse al siguiente enlace: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies