Godzilla Resurgence / Shin Gojira – Crítica

Cuando una franquicia cumple 60 años y se siguen haciendo películas, es que algo está haciendo bien. A estas alturas, Godzilla es un icono pop y casi diría que más importante y carismático que su homólogo (por decirlo de alguna manera) americano, King Kong. 

Sin embargo, 60 años no pasan en balde y quizás la criatura necesitaba un cambio de aires. Después de 12 años sin estrenarse una película japonesa de Godzilla, se ha vuelto a la carga con un resurgimiento, con un nuevo Godzilla pero a la vez el mismo de siempre. Y aquí es donde Hideaki Anno, el creador de Neon Genesis Evangelion, viene para darle una vuelta y mantener el espíritu. 

Antes de figurar en el imaginario popular, Godzilla (1954) nació como una película con un espíritu critico y no precisamente sutil (lo confirma su adaptación americana, con varias escenas mutiladas por completo) que tenía la mirada fija en el horror de la guerra nuclear. No hace falta decirlo a estas alturas, pero Godzilla es una criatura mutante resultado de la exposición a la energía nuclear. La película se estrenó 9 años después del bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki. Y Shin Godzilla llega 5 años después del accidente nuclear de Fukushima. Son muchos los elementos de la cultura japonesa, como los animes de mechas o el propio cine de Kaijus que parecen recordar siempre el bombardeo de la segunda guerra mundial y Anno no lo olvida, pero esta vez se fija también en el actual problema nuclear de Japón… pero también el político.

Y Shin Godzilla es una película tremendamente política y cargada de mensaje. Para empezar, propone un tema que se ha tratado más bien poco en el genero Kaiju a pesar de resultar obvio. ¿Cómo actuaría el gobierno japonés en caso de que Godzilla apareciese en la costa? A partir de aquí es donde se desarrolla la película y es el tema central, aunque la respuesta nos la dan en cuanto se desarrolla la pregunta. Con protocolos. Nada de que Godzilla viene por la costa y ya están los tanques allí. Hay gabinete de crisis, se reúnen los ministros, se ofrecen opciones, se buscan especialistas, se tienen que tomar decisiones, hay que evacuar a los civiles, qué opinará la prensa. Pero que nadie se asuste, no es una película lenta. Gracias al montaje y al ritmo, la cinta se hace muy ligera debido a que los (pocos) personajes protagonistas se desarrollan de forma muy secundaria y casi imperceptible. Si hay dos protagonistas en Shin Godzilla, son el propio Godzilla y el estado japonés.

Uno de los dilemas que siempre han tenido las películas de Godzilla precisamente son la separación de tramas. Por un lado tenemos al lagarto rompiendo la ciudad o dándose guantazos con algún otro actor enfundado en el traje de goma, mientras que por otro tenemos a personajes desarrollando relaciones afectivas entre ellos y que de alguna manera están conectados con el incidente del Kaiju. Hideaki Anno consigue diluir por completo esa barrera, ya que todo lo que vemos en pantalla, todas esas escenas de reuniones de políticos y pasillos con militares en busca de firmas para los permisos de ataque están completamente conectadas con Godzilla y cada dialogo está perfectamente medido, apenas hay segundos para decir más de lo necesario. Y sin embargo, todo eso le sirve al director para tratar temas como el hermetismo y la pasividad del gobierno, su relación de sumisión con Estados Unidos, la entorpecedora burocracia y el tratamiento de la energía nuclear. Si hubiese una definición para esta película sería la sátira y el director, en ocasiones, más que criticar, parece burlarse, creando una aproximación realista de su gobierno, junto con una aproximación realista de Godzilla. Ah, porque sí, a este Godzilla se le da una justificación anatómica, por no decir que es la versión más espeluznante y brutal en sus 62 años de historia y casi parece que hayan medido el tiempo perfecto para sus apariciones, siendo cada una de ellas una verdadera delicia. Como toda la película.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando el consentimiento de su uso.
Para más información puede dirigirse al siguiente enlace: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies