Hardcore Henry, la escabechina rusa en primera persona

Calzarse esta cinta, a priori, y sin anestesia, puede parecer un despropósito fílmico. ¿Una película contada y filmada enteramente a través de una cámara subjetiva? No, gracias. Si echamos la vista atrás, tenemos el nefasto precedente que supuso la película Doom: La puerta del infierno. Lógicamente, los morros más fino no quieren vérselas con bodrios semejantes.

Partir de esquemas propios del videojuego para dar forma a una película no es la mejor idea. Que se lo digan al púgil-cineasta de Uwe Boll. Pero lo que encontramos en Hardcore Henry (2015) es una escabechina alucinada de saltos, tiros, peripecias y explosiones que conforman un mejunje cocinado con un notable sentido del espectáculo. Una suerte de first person shooter desvergonzado, macarra y autoconsciente.

El director ruso Ilya Naishuller, ya acostumbrado a esta mareante fórmula de la cámara subjetiva, firmó con anterioridad dos febriles videos, creados para poner cara y ojos a la banda de rock indie, Biting Elbows, donde el mismo Ilya Naishuller pone sus guitarrazos. Repasando estos dos videoclips, es innegable reconocer el trazo y el ADN de alguien adicto a las montañas rusas.

hardcore henry 2

La cámara en primera persona se empeña en ponerte en la piel de un tipo llamado Henry, traído de vuelta a la vida por su mujer, que luego buscarás vengar.  En todo el entuerto, que tiene en una decadente Moscú el escenario principal, se despliega una locura basada en un encaje de hostias y ruido. Sin grasa, sin relevancia argumental, sin personajes memorables, sin músculo fílmico. Apenas hay cine en la película. Y uno duda bastante de las intenciones de este hiperactivo director ruso. No le importa ninguna de estas implicaciones. En su ópera prima hallamos fibra y nervio, exhibicionismo coreográfico: Un poco de DOOM, algo de Call of Duty y parkour a golpe de GoPro.

Si estás enfermo como para tolerar tanta estupidez visual, o tienes el suficiente caudal humorístico como para no tomártela en serio, te divertirá este festín gore, que ya desde sus títulos de crédito lanza un derechazo en la mandíbula del espectador.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando el consentimiento de su uso.
Para más información puede dirigirse al siguiente enlace: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies